La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.


ACTA DE VECINDAD

es un documento de carácter privado, suscrito entre el constructor de un proyecto y su vecino colindante, donde se registran las particularidades del predio, usualmente acompañado de fotos y/o vídeos, el cual servirá durante el proceso de obra o posterior a esta, como principio para determinar posibles afectaciones que el predio pueda sufrir como consecuencia de las actividades constructivas.

El acta de vecindad no cubre aspectos que por su carácter están reglamentados, como por ejemplo horarios de trabajo, aspectos ambientales, aspectos de trafico, cumplimiento de normalidad estructural del proyecto, pues estos son regulados por la entidad respectiva y son de obligatorio cumplimiento para el constructor. 

Suena fácil, pero no lo es, para contabilizar los predios objeto de la visita deberemos como primera medida definir el área de influencia de nuestro proyecto, es decir los predios que podrían ser afectados por las labores constructivas, esto depende del tipo de proyecto, de la profundidad de las excavaciones y de algunos otros contextos técnicos, por tanto esta decisión deberá ser tomada preferiblemente en un comité que incluya los especialistas de las áreas, en general deben incluirse no solo los predios que tengan riesgo de afectaciones sino tener en cuenta los predios que por su condición y/o  antecedentes puedan presentar reclamaciones, estos últimos aunque estén por fuera de nuestra zona de influencia. 
Tenga en cuenta que si cuenta con póliza todo riesgo para la obra, un buen indicio de cuales predios visitar se lo dará la aseguradora aunque no se extrañe si tiene que negociar con ésta el alcance de las actas, como es lógico la aseguradora pretenderá disminuir riesgos aumentando el alcance de las actas de vecindad.
Una vez aclarado el tema de las estructuras a visitar, corresponde determinar la cantidad de vecinos (personas) teniendo en cuenta que en las propiedades horizontales tendremos tantos vecinos como apartamentos y/u oficinas tenga la edificación incluyendo de manera independiente las zonas comunes cuyo encargado suele ser la administración o el concejo.
Un inventario completo de predios vecinos nos permite calcular el tiempo y las estrategias a seguir para obtener un registro confiable de las estructuras, que es el objetivo de las actas, igualmente y no menos importante permite evaluar los costos que las actas de vecindad podrán involucrar y en definitiva decidir si contratamos una empresa externa o dedicamos personal y recursos para ejecutarlas de cuenta propia.